Saltar al contenido principal

Agenda 2030

Durante la 70° Sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, celebrada del 25 al 27 de septiembre de 2015 en Nueva York, los Jefes de Estado, de Gobierno y Altos Representantes de los 193 países que conforman el organismo adoptaron la nueva agenda de desarrollo global para los siguientes 15 años.

La Asamblea General de las Naciones Unidas -mediante Resolución A/69/L.85 Transformando nuestro mundo: la Agenda  2030  para  el  Desarrollo  Sostenible”- establece la Agenda 2030 como un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad. Tiene como objetivo fortalecer la paz universal dentro de un concepto más amplio de la libertad. Reconoce que la erradicación de la pobreza en todas sus formas y dimensiones -incluida la pobreza extrema- constituye el mayor desafío al que el mundo se enfrenta y representa un requisito imprescindible para el desarrollo sostenible.

La Agenda 2030 reconoce y se compromete a combatir todas las desigualdades dentro de los países, apelando a una Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible revitalizada, con medidas y políticas concretas indicadas en la Agenda de Acción de Addis Abeba, que constituye parte integral de la Agenda 2030 y aborda metas relativas a los medios de implementación y financiamiento para el desarrollo.

En 2015, se aprobó la Agenda 2030 y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con el compromiso de Ecuador y 192 países para la efectiva implementación de esta hoja de ruta hacia la dignidad, la justicia y la equidad en el planeta. En 2016, se realizó la III Conferencia del Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat), en la que se aprobó la Nueva Agenda Urbana, priorizando el rol clave de las autoridades locales en el desarrollo de un mundo crecientemente urbanizado.

Consecuentemente, el 19 de abril de 2018, el presidente de la República del Ecuador, Lenín Moreno, mediante Decreto Ejecutivo 371, reitera este compromiso y declara como política pública del Gobierno Nacional la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y dispone a la entidad rectora de la Planificación Nacional que garantice la alineación de esta Agenda con los instrumentos de Planificación, en coordinación con los diferentes niveles de gobierno.

En el marco del Plan Nacional de Desarrollo, Ecuador asume los compromisos de la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a nivel global; no obstante, reconoce que los retos de desarrollo implícitos son de largo plazo y requieren de esfuerzos articulados y progresivos. Por tanto, es necesario sumar los objetivos locales a los nacionales y enfocarlos hacia la consecución de los compromisos globales.

Los ODS también son una herramienta de planificación y seguimiento para los países, tanto a nivel nacional como local. Gracias a su visión a largo plazo, constituye un apoyo para cada país en su senda hacia un desarrollo sostenido, a través de políticas públicas e instrumentos de presupuesto, monitoreo y evaluación.

El seguimiento efectivo del cumplimiento de la Agenda, a través del aprendizaje entre pares, es esencial para cumplir con sus ambiciosos objetivos. Parte indispensable de este proceso son los Exámenes Nacionales Voluntarios (ENV) que los países pueden presentar anualmente ante el Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible (HLPF, por sus siglas en inglés). Ecuador ha presentado dos exámenes, uno en 2018 y otro en 2020 y que se los puede visualizar aquí

Los informes de avances nacionales y globales sobre la implementación de la Agenda 2030 pretenden mostrar las acciones e iniciativas que aportan a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), liderados desde el sector público, sector privado, sociedad civil, academia y organismos de cooperación.

De acuerdo con el último reporte global, existen progresos en muchos aspectos de los ODS y muchos lugares, sin embargo, de manera general, las medidas encaminadas a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) todavía no avanzan a la velocidad y escala necesarias.

El año 2020 marca el inicio de una década de acción ambiciosa a fin de alcanzar los Objetivos para 2030.

La Década de Acción

Dado que quedan menos de diez años para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en la Cumbre sobre los ODS celebrada en septiembre de 2019, los líderes mundiales solicitaron un decenio de acción y resultados en favor del desarrollo sostenible, y prometieron movilizar la financiación, mejorar la aplicación a nivel nacional y reforzar las instituciones para lograr los ODS en la fecha prevista -el año 2030- sin dejar a nadie atrás.

El Secretario General de las Naciones Unidas formuló un llamado a todos los sectores de la sociedad para que se movilicen en favor de una Década de Acción, en tres niveles: acción a nivel mundial, para garantizar un mayor liderazgo, más recursos y soluciones más inteligentes con respecto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Acción a nivel local, que incluya las transiciones necesarias en las políticas, los presupuestos, las instituciones y los marcos reguladores de los gobiernos, las ciudades y las autoridades locales. Acción por parte de las personas, incluidos la juventud, la sociedad civil, los medios de comunicación, el sector privado, los sindicatos, los círculos académicos y otras partes interesadas, a fin de generar un movimiento imparable que impulse las transformaciones necesarias.

Documentos relacionados: